COMO LOGRAR LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

     Ahora que acaba de empezar el año, ocurre lo típico de hacernos compromisos y marcarnos metas para cumplirlas, algunas se quedan en el aire, no llegamos ni a empezar, otras las empezamos, pero poco a poco las abandonamos, y son muy pocas las que llegamos a cumplir, o ninguna. Primero deberíamos pensar que si nos proponemos algo para mejorar en nuestras vidas, lo ideal sería no tener que esperar a un día concreto (1 de enero en este caso) para comenzar, puesto que si es para nuestro bien, cualquier momento es bueno, solamente hay que estar convencido de que lo vamos a lograr, y tener ilusión. Existen varios motivos por los que nuestros propósitos de año nuevo no se cumplen, voy a explicar algunos.
  • Queremos ver un resultado enseguida, ya, y eso solo ocurren en los milagros, conocerás muchos casos de personas que le han ocurrido milagros, pero que casualidad que a ti nunca te toca.
     
  • Nos concentramos únicamente en la meta final, sin apreciar los pequeños pasos y logros que vamos consiguiendo, lo que provoca que nos aburramos de esperar y lo dejemos a medias.
     
  • A veces nos marcamos objetivos que en verdad no nos hacen tanta ilusión conseguir como creemos, muchas veces lo hacemos por pura cabezonería, lo cual pasa a convertirse de una ilusión a una obligación, y a nadie nos gusta sentirnos obligados a nada, por eso acabamos dejándolo.
     
  • Las claves para conseguir todo los que nos propongamos son las tres P, paciencia, práctica y perseverancia, si alguna de ellas falta, mal vamos.
     
  • Si haces un propósito, que sea para ti mismo, no porque te lo impongan y no sepas decir que no, o para agradar a los demás, si no nos sentimos bien con algo que estamos haciendo, lo acabaremos aborreciendo.
     
  • Otras veces, sentimos que es tanto el esfuerzo que tenemos que hacer, que nuestra mente empieza a buscar argumentos para abandonar (yo no soy capaz, esto no esta hecho para mí, no tengo tiempo, nadie me acompaña...), nos olvidamos de nuestro objetivo y de los beneficios que nos aporta, y como siempre, abandonamos, y como efecto secundario, acabamos sintiéndonos inútiles, incapaces, inferiores al resto, sin motivación... Pero piensa, si otros son capaces ¿Por qué tú no? Lo habrás escuchado mil veces pero es la pura verdad.
     
  • Cuesta mucho más arrancar que hacerlo, no te dejes llevar por la pereza.
     
  • Si empezamos algo con muchísima euforia, con la misma euforia lo abandonamos, para todo hay que empezar desde abajo e ir mejorando poco a poco.
     
  • No quieras hacer 80 propósitos a la vez, te sentirás agobiado y lo dejarás todo a medias.
     
  • Márcate un plan, no vayas a lo loco, antes de la gran meta, ponte metas pequeñitas, y cuando te quieras dar cuenta, ya estarás muy cerca de la meta final.
     
  • Piensa el por qué haces lo que estás haciendo, recuérdatelo constantemente, no actúes por inercia.
     
  • El momento perfecto para empezar es AHORA, ni mañana, ni pasado, ni cuando pase esta mala época que estás atravesando.
Mucho ánimo y muchas gracias.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.