COMO LUCHAR CONTRA LA PEREZA Y LA APATÍA

     Siempre se ha dicho que uno cuanto menos hace, menos quiere hacer, y es cierto, además como te dejes meter en este círculo vicioso, cualquier cosa sin importancia se convierte en un gran esfuerzo. Yo pienso que si la pereza y la apatía se ha adueñado de ti, es un síntoma claro de depresión (o por lo menos el comienzo de una), de haber perdido la ilusión por hacer todo, de tener en tu mente el pensamiento que todos tus esfuerzos no sirven para nada, de sentirnos unos inútiles y unos parásitos... La culpa de esto la tiene el haberse dejado llevar por la desmotivación, lo cual es algo muy fácil de hacer, y al final, como la propia palabra dice, acabas sin ninguna motivación, dejando pasar los días, esperando que llegue el momento de irse a dormir para despertar al día siguiente y volver a esperar el momento de dormir. Es una pena vivir así porque una de las cosas más bonitas y gratificantes que existen es comprobar como se nos devuelve nuestro esfuerzo realizado.

     Ahora te voy a explicar algunos trucos que he aprendido para no dejarme llevar por la pereza, puesto que yo durante mucho tiempo fui uno de estos parásitos que comenté antes:
  • Piensa en situaciones que hayas tenido que hacer, que al final no las has cumplido por pereza, y luego concéntrate en los sentimientos que has tenido después (todos desagradables: decepción contigo mismo, incapaz, inferior...). Luego piensa al contrario, algo que hayas tenido que hacer que te daba muchísima pereza, pero que al final has hecho, concéntrate en los sentimientos de después (todos agradables: satisfacción, alegría, gratitud...) Ahora después de hacer este mini ejercicio reflexiona ¿Qué te compensa más? Está clara la respuesta.
  • Ten claro que se empieza por un día de apatía y de vagancia, tu persona se va a acostumbrar enseguida a esto, porque le encanta, pero como ya sean 2 días, luego ya son 3 y acabas convirtiéndolo en tu estilo de vida. Ya te digo, al principio da placer vivir así, pero a la larga te vas a sentir tan inútil que no vas a ser capaz de hacer nada. Este pensamiento grábatelo a fuego, porque es la pura realidad.
  • No esperes a hacer lo que tengas que hacer, porque en realidad es un poco de tontos, te pasas mucho tiempo inquieto e intranquilo con la sensación de que tienes algo pendiente, cuando podías ahorrarte unas cuantas horas de estrés simplemente llevando a cabo lo antes posible tu tarea pendiente. Te quitas el mal rato de encima en un momento.
  • Cuando somos más perezosos de la cuenta, nos creemos que vamos a tardar muchísimo en aquello que hay que hacer, y que vamos a acabar agotados, pero al hacerlo, sin querer, te involucras en ello, estás evitando que tu mente de vueltas y vueltas sin sentido porque la tienes ocupada, y al terminar resulta que ni has tardado tanto, que ni has acabado tan hecho polvo y además te has distraído, se te ha pasado el tiempo volando y puede ser que incluso te den ganas de hacer más cosas. Pues imagínate esto pero todos los días de tu vida, lo flipas.
  • Cuando le das trabajo a tu cuerpo (no me refiero sólo al físico), un trabajo diferente que no sea pensar y pensar, comerás mejor, dormirás mejor, tendrás más ánimo y te relacionarás mejor con la gente. Comprobadísimo.
  • Piensa que al igual que has entrado en el círculo vicioso de la desmotivación por culpa de la pereza y la apatía, también puedes entrar en el círculo vicioso de las ganas de vivir y la ilusión por hacer las cosas. Sólo es empezar y no abandonar, para que en cuestión de tiempo sea tu estilo de vida.
  • El no hacer nada enferma tu mente y cuerpo antes de tiempo, y al enfermar antes de tiempo, morirás también antes de tiempo. Tenlo claro.
  • Todo lo que hacemos tiene consecuencias, para ti y para los demás, concéntrate en las que tendrá aquello que debes hacer y no haces, y no pierdas el objetivo, solo es tener paciencia para verlo físicamente. Te lo aseguro.
  • A nadie le gusta estar cerca de alguien que le cuesta hasta hablar, la desgana provoca que las personas positivas (que son las que deberíamos tener cerca siempre) te rechacen, y puede ser que con el tiempo acabes muy solo, o con personas que van a alimentar tu mala energía, y acabarás convirtiéndote en una de esos individuos que ahora detestas.
  • Empieza el día con buen pie.
  • Termina lo que empezaste.
  • Deja de aplazarlo todo.
     Intento siempre hablar desde mi propia experiencia, y esto que he explicado ahora son conclusiones a las que he llegado después de llevarme un montón de palos, que al fin y al cabo, me los he llevado porque me ha dado la gana. Tu eliges como va a ser tu vida, así que elige ser feliz y que nadie te lo impida. Si se os ocurre algún truco más no dudéis en compartirlo conmigo. Un saludo.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.