EL CONSUMO DE CANNABIS Y EL SÍNDROME AMOTIVACIONAL

     Informándome durante mucho tiempo, y resumiéndolo, he aprendido lo siguiente: hace muchos años, cuando apareció la heroína, se empezó a comercializar con ella en forma de medicamento, puesto que calmaba dolores y estados anímicos desagradables. Pasaron los años y empezaron a reaccionar dándose cuenta de que era un producto altísimamente adictivo y con efectos secundarios para la salud mortales, y si no mortales, dejaban huella para toda la vida. Decidieron retirarlo del mercado y convertirlo en un producto ilegal. La heroína es un opiáceo (viene de la planta del opio), y aún se siguen vendiendo medicamentos con elementos derivados del opio (la codeína, por ejemplo).

     Dicen que de los errores se aprende, pero en este caso yo creo que no, porque se está repitiendo la misma historia (o al menos lo están intentando con muchas fuerzas) con el cannabis. Los que quieren legalizarla, quieren olvidarse de todos los efectos negativos de esta sustancia, y se apoyan en argumentos típicos y simples como que en Holanda es legal (vete a vivir a Holanda entonces) o que su adicción es solamente psicológica y no física, (la mente puede hacerte sufrir mucho más que un dolor, y si la adicción está a un nivel muy alto, se acaba somatizando y convirtiéndose en adicción física como taquicardias o arritmia, vómitos, falta de apetito, insomnio...) 

     No puedo discutir que para muchos enfermos con síntomas muy dolorosos, les ayuda a recuperar el apetito, les tranquiliza y les hace evadirse por un momento, les calma los dolores, les ayuda a dormir... Y entiendo perfectamente que quieran utilizar el cannabis como medicamento. Pero... ¿Y si resulta que una vez recuperado de la enfermedad sigues necesitando ese consumo porque ya has acostumbrado a tu cuerpo y no sabes vivir sin él? Esto puede ocurrir perfectamente, y es un dilema, que yo por mi parte, lo dejo en manos de el que lo padece. 

     Son muchos los efectos negativos a corto o largo plazo del consumo abusivo cannabis, sobre todo a nivel mental. Puede producir depresión, brotes psicóticos, esquizofrenia, paranoias, si tienes un trastorno mental latente, con este consumo vas a despertar ese trastorno sí o sí... Cada vez hay más gente ingresada en centros psiquiátricos, o medicándose por culpa de esta sustancia. También hay muchos casos de suicidio

     Habiendo yo sido un adicto a esta sustancia y habiéndome rehabilitado con muchísimo esfuerzo y muchísimo sufrimiento, y con secuelas que voy a arrastrar toda la vida (aunque la verdad que cada vez son menos graves), hubo una consecuencia del consumo abusivo de cannabis que para mí fue muy dura de superar, que todavía sale a relucir a veces, incluso llevando mucho tiempo ya sin consumir, y hablo del síndrome amotivacional.

En qué consiste el síndrome amotivacional

  • La misma palabra lo dice, desmotivación por todo en la vida, depresión total, ningunas ganas de vivir, no tener ilusión por nada en este mundo.
     
  • Si eres adicto a esta sustancia, la consumes desde que te levantas hasta que te acuestas, lo que provoca que si un día tienes algo que hacer, como fumes antes, no lo vas a hacer, y si esto ocurre durante mucho tiempo, te acabas convirtiendo en un parásito incapaz de levantarte ni a hacerte la comida.
     
  • Pasar el mayor tiempo posible durmiendo, y si no es durmiendo, metido en la cama. Dormir es una buena escusa para no afrontar todo lo que puedes afrontar por culpa de este síndrome. Apatía a nivel máximo.
     
  • Aislamiento social. La gente te aburre, te molesta, y acabas quedándote solo y aislado.
     
  • Tu mente busca constantemente argumentos para quedarte sin hacer nada, no encuentras el sentido a la vida, todo te cuesta un esfuerzo terrible, insufrible, algo cotidiano como ir a la compra, para el que lo padece, se convierte en algo parecido a ir a correr 20 km.
     
  • Si consigues hacer algo, acabas derrotado, cansado, sin fuerzas para nada más, con lo cual, finalizas tu día con esa tarea para dedicar el resto del día a descansar. Lo que llaman una falsa idea de productividad elevada.
     
  • Todo lo que surge en tu vida, te lo piensas tanto, pero tanto, que se acaba convirtiendo en un trauma, te sientes inútil y frustrado, un ser inferior incapaz de hacer ni la cosa más simple.
     
  • Nada de lo que puedan decirte con intención de que mejores te sirve, nada, vives convencido de que tu vida ya no tiene solución.
     
  • Falta de concentración para todo, cuando digo todo, es todo. Lo que provoca frustración y ansiedad que solo puede calmarlo el hecho de consumir más.
     
  • Empiezas a manifestar conductas asociales, no permites que nadie te ponga normas, te niegas a seguir las costumbres, no te involucras en nada que tenga que ver con estar rodeado de gente. Si esto lo llevas al límite, imagínate.

Tratamiento para el síndrome amotivacional.

  1. Asumir que tienes un problema y darte cuenta que si sigues así, puede ser que acabes quitándote la vida, suena muy cruel pero es la pura verdad.
  2. Pedir ayuda, te aseguro que te la dan.
  3. Empezar a tomar una medicación que con el tiempo irás rebajando hasta dejar de tomarla.
  4. Terapia, o bien en un centro interno, o a nivel ambulatorio.
  5. No darse por vencido, saber que de todo se sale, que todo esfuerzo tiene su recompensa, que lo puedes conseguir aunque te parezca imposible, y que cuando lo hagas, cualquier cosa te hará el doble de feliz que al resto de la gente.
  6. Mucha paciencia, y mucho ánimo.

Si conocéis a alguien con este problema, por favor, de mi parte hacerle llegar esto. Y si alguien os viene con el cuento de la legalización y tal, también hacerles llegar esto.
Muchas Gracias.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.