POR QUÉ NOS HACEMOS ADICTOS A LAS DROGAS

     Hoy voy a hablar sobre las adicciones. Hay muchísimas diferentes, de todo tipo, pero a las que me refiero hoy son a aquellas adicciones que cambian tu mentalidad, tu conducta, tu ánimo, tus impulsos, tu personalidad, las que te anestesian, las que en definitiva alteran tu sistema nervioso central y tu percepción de la realidad, hoy hablo sobre las drogas. Voy a citar varios motivos por el cual nos podemos convertir en adictos, puede ser que sea por uno de ellos, por varios a la vez, o por alguno que otro que no nombre, puesto que cada persona es un mundo y cada mente es diferente.

     Un adicto se refugia en una droga de referencia según sus necesidades, se habla de 3 tipos, según su efecto en el sistema nervioso central:

Tipos de drogas:

  • Drogas estimulantes: Son las que te aceleran, te ponen nervioso, aumentan tu agudeza mental, tu atención y tu energía. Te suben la presión arterial, las pulsaciones y la respiración es más acelerada. Entre ellas están: Anfetaminas, cocaína, ... y las menos peligrosas: cafeína, teína, nicotina...
  • Drogas depresoras: Son las que te tranquilizan, te anestesian, te hacen dormir, producen relajación muscular, aturdimiento... entre ellas está el alcohol, que se podría pensar que no es depresora puesto que con una borrachera lo que sientes puede ser más parecido a una droga estimulante, pero eso al principio, pasado un rato lo que te entra es sueño y pesadez en el cuerpo, por eso es depresora. Aparte del alcohol están: los fármacos depresores (barbitúricos, benzodiacepinas...), y los opiáceos (heroína, morfina, metadona...)
  • Drogas perturbadoras: Se llaman así porque transportan tu mente a otra realidad, unas con síntomas parecidos a las estimulantes y otras parecidos a las depresoras, pero con la diferencia de que dejas de estar en el mundo real y puedes ver alucinaciones, paranoias, sientes como realidades cosas que en verdad no están ocurriendo. De este tipo de droga cada vez hay mas variedad, las más comunes son: Derivados del cannabis (marihuana, hachís...), drogas de síntesis o sintéticas (éxtasis, metanfetaminas, polvo de ángel, ketamina, popper...) y drogas alucinógenas (LSD, hongos...).
     Esta es la variedad tan amplia de drogas que podemos encontrar, explicado de manera más o menos técnica, pero como a mi no me gusta mucho explicarme así, vuelo a ser yo y voy a lo que quería tratar.

  ¿Por qué nos hacemos adictos? 

     Pues por decirlo así muy globalmente, empezamos a probar sustancias principalmente porque son placenteras, y si al probarlas te das cuenta de que te ayudan a superar alguna dificultad que llevas dentro de ti, que puedes haberte dado cuenta de que la tienes o no, ahí empieza la primera alerta de peligro para convertirse en adicto. Si continúas con esa solucion (la droga) para esa dificultad durante mucho tiempo, su uso será cada vez más frecuente, y cuando quieres darte cuenta, reaccionas y resulta que ya no solo la utilizas para solucionar aquello que te frustra, sino que ya no puedes hacer nada o casi nada en la vida que no sea bajo el efecto de la sustancia. ¿Y por qué? Pues porque has pasado tanto tiempo con la mente siendo de una manera que no es la que te corresponde, la que debería ser de manera natural, que ahora ante cualquier situación no sabes como reaccionar, y para reaccionar necesitas otra vez tener la sensación que te aporte tu droga de referencia. Cuando uno ya tiene el problema de la adicción muy avanzado, para cada pequeña cosa del día cotidiano necesita estar "colocado": para poder comer, poder dormir, para poder relacionarte, para poder ver la tele tranquilo, para jugar a la play, para ir al trabajo.... Si conoces un caso así o es tu propio caso, ahora es cuando hay que ponerle solución, porque las drogas ya han conseguido dominar tu vida. Y como dije antes, en principio se utilizan para solucionar dificultades o complejos, y voy a nombrar algunos de los más comunes, por si notas que es tu caso o el de alguien conocido, sepas por donde tirar:
  • Timidez, dificultad para relacionarte: La droga será siempre la solución más fácil en este problema, y todos lo sabemos, por ejemplo, en los casos que hemos salido de fiesta se ve claramente como con una simple borrachera nos hemos relacionado con personas que jamás haríamos con la mente lúcida. Es un claro ejemplo de como las drogas solucionan de manera no natural tu timidez.
  • Complejos físicos o de personalidad: En definitiva, falta de autoestima. Drogándote se te olvidan todos esos complejos y te acabas creyendo el rey del universo, pero solo durante el tiempo del colocón claro, luego vuelven, y cada vez volverán de manera más fuerte hasta que no seas capaz de vivir sin taparlos con alguna sustancia.
  • Mentes que no paran de pensar: Para estás personas, las drogas más utilizadas serían los medicamentos tranquilizantes y el cannabis. Te dejan la mente en blanco y eres feliz, hasta que abusas más de la cuenta y ya ni consumiendo eres capaz de pensar, sino todo lo contrario, le darás mil vueltas a las cosas incluso verás conflictos donde no los hay. Una solución muy buena para las mentes hiperactivas es la meditación por ejemplo y el ejercicio físico, son las mejores drogas naturales que hay.
  • Bloqueos emocionales: personas que por lo que sea no soportan las muestras de cariño, compromisos de amor o amistad, no son capaces de mostrar sus sentimientos, no lloran, llegan al punto que prácticamente no sienten, no les gusta el contacto físico... mil cosas más. Para ellos una droga como la cocaína o el alcohol que te hace amar a todo el mundo de manera irreal es una solución muy rápida para este problema, pero como dije antes, el problema volverá pero multiplicado.
  • Falta de posicionamiento: Todos aquellos que no son capaces de decir que no, que son marionetas de otros con una personalidad más autoritaria. Las personas con esta carencia acaban sintiéndose tan inferiores, que pueden utilizar como parche una droga para todo aquello que no son capaces de decir serenos, pero ya digo, es un parche, es temporal, no es una solución definitiva, ésta sería armarte de valor, aprender a decir que no, paciencia y práctica.
  • Personas hiperactivas e impulsivas: El colocón les ayuda a controlarse, si eligen una droga que les tranquilice, pero hay casos de personas así que si ya son nerviosos de por sí, encima eligen drogas estimulantes, y estos son los que acaban teniendo más problemas de cometer locuras y de violencia. Sea para lo que sea nunca va a ser bueno.
  • Personalidades reprimidas: Gente que vive para dar una imagen que no es la que siente su alma con intención de agradar a los demás, o de vivir la vida que se supone que tienen que vivir porque así se lo han inculcado, también incluyo aquí a homosexuales reprimidos. Bajo el efecto de las sustancias se olvidan de todas las reglas y normas de vida que se han puesto ellos mismos y consiguen ser naturales, el problema que su naturalidad se exagera estando drogados, y pueden hacer cosas que les harán sentirse bastante avergonzados y arrepentido cuando pase el efecto.
     Estas son algunas de las dificultades más comunes que yo conozco, por mi propia experiencia y por haber tratado con muchas personas de este tipo. No hace falta que repita lo perjudiciales que son las drogas en nuestra vida, nos la pueden destruir a todos los niveles (sin falta de uno). Para superar estos obstáculos hay millones de maneras disponibles para cada caso, pero por favor, que una de ella no sea la droga.
     Muchas gracias y espero que pueda servir de ayuda a alguien. Un saludo

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.