LAS DOS CARAS DE LA SOLEDAD

     Hoy voy a hacer mi reflexión sobre la soledad, pienso que tiene dos partes: la soledad insana y perjudicial y la soledad necesaria, voy a intentar expresarme lo mejor posible para intentar que mis palabras no se malinterpreten y poder ayudar o aclarar las ideas de alguien, siempre bajo mi punto de vista, y bajo mi personalidad de persona reflexiva y también solitaria. Pienso que se puede encontrar un equilibrio entre las dos caras de la soledad, para poder vivir en armonía. A lo que voy:



*La soledad perjudicial: Es la sensación de que no podemos contar con nadie, de que no tenemos con quien compartir nuestros conocimientos ni sabiduría, la sensación de que nos falta alguien que nos complete para sentirnos plenos... Es un sentimiento que está claro que es desagradable. A veces te desesperas y no comprendes por qué te ha tocado vivir a ti esto, y te comparas a los demás y sientes que es injusto, como puede ser que otros sin ni siquiera buscarlo estén siempre rodeados de gente, personas que les llaman para tomar un café, para lo que sea, y tú tienes que quedarte siempre solo, sintiendo que puedes aportar al mundo muchísimas cosas, que puedes hacer feliz a mucha gente pero en cambio nadie te llama, y sientes una frustración que a la larga puede convertirse en una depresión muy fuerte. Y también está la situación en la que si estás rodeado de personas a menudo, pero no interactúas con nadie, porque te sientes incomprendido, o por miedo a hacer el ridículo, das por hecho que para qué vas a hablar si nadie te va a escuchar, o crees que tu opinión en comparación con la del resto no sirve de nada. Y como consecuencia, pues te sientes sol@. Cualquiera de los dos casos lleva a lo mismo: a perder toda tu autoestima, a sentirte inferior y como ya dije, con el paso del tiempo te lleva a una depresión muy grande.
Teniendo en cuenta esto, ahora tienes dos opciones:
  1. Pensar que el mundo es una mierda, no comprender que has hecho tú para merecer esto, quedarte quieto sin hacer nada, solo darle vueltas a la cabeza para hundirte más en la miseria y sentirte cada vez menos válido y más inútil. Puedes pensar que eres diferente a la mayoría (y seguramente sea verdad), y al sentirte diferente crees que todos te toman por tonto, que no puedes aportar nada a nadie puesto que nadie te comprende... Con estos pensamientos puede pasar una cosa muy peligrosa, que cojas odio y manía al resto del mundo y que te aísles de todos para pasar el resto de tu vida contigo mismo. Y esto te va a hacer sentir cada vez más solo, cada vez peor por estar solo, y cada vez con más odio hacia todos y todas, y como esto es un círculo vicioso, el sentimiento de vacío irá aumentando y aumentando y puedes llegar a límites muy feos. Yo pienso que todo lo que nos pasa es porque inconscientemente nosotros lo hemos provocado, y todo esto que acabo de explicar es lo que se llama victimismo, cosa que yo nunca voy a apoyar ni a reforzar, porque cuando pasamos por esa etapa de victimismo, solamente buscamos personas y argumentos que nos confirmen que hemos nacido para sufrir, y lo siento mucho, pero yo eso no lo hago. Si piensas que la felicidad te llegará en el momento que aparezca alguien que te acompañe, te equivocas, primero tienes que aceptarte a ti mismo tal y como eres. Seguramente ya se hayan acercado más de uno con el que podrías haber tenido una amistad y no la has tenido por culpa de tus miedos, y esto te pasará una y otra vez si sigues así.
  2. La segunda opción que a mí se me viene a la mente es pararnos a pensar el porqué estamos viviendo esta situación, y seguramente sea por complejos, timidez y falta de autoestima en general, pero claro es más fácil echarle la culpa al mundo y a la gente falsa que mirarnos a nosotros mismos. Piensa que si la gente no cuenta contigo, puede ser porque la imagen que tu reflejas (aunque sea sin querer) es que no cuentas con nadie ni te interesa nada. Esto nos pasa mucho a las personas que hablamos poco, que lo que en verdad es una personalidad callada o dificultad para expresar nuestros sentimientos o una timidez extrema, de cara a los demás da la impresión que no tenemos corazón, que no queremos hablar con nadie y que todo nos da igual. Lo que se viene llamando prejuicios, es una putada pero ocurre a cada momento. Y como no vas a poder evitar nunca estos prejuicios, ni de los demás hacia ti ni al revés, ni tampoco tienes porqué cambiar tu manera de ser, mi consejo es el siguiente: asume la situación, párate a pensar que puede ser cierto que demos esa imagen sin quererlo, y a partir de ahí vamos a empezar a encaminarnos de otra manera y empezando de cero. No es necesario ser super simpático, ni tener muchos conocimientos ni cultura, ni ser como la mayoría para tener relaciones sociales, que va. Las personas que más se relacionan con otros si te fijas no están todo el día profundizando sobre temas, ni intentando dar todo lo posible para agradar, para nada. Tienen conversaciones básicas, muchas veces sin sentido, conversaciones de 10 segundos, y a base de eso es como consiguen relacionarse más con todos y provocan sin querer que llegue el día que den con alguien con el que si se sientan entendidos y encuentren ese vínculo especial que tú por ahora no tienes, ahí te estoy dando un pequeño truco para poder empezar a tener menos soledad, a base de practicar lo conseguirás, si no fíjate en el comportamiento de los demás. Y si eres de los que sientes que no hablas porque hay muchos temas en los que no puedes aportar nada puesto que tú solo entiendes de 2 o 3 temas y son muy diferentes a los de los otros, te doy otro truco, pregunta mucho, no me refiero a que indagues en su vida personal porque eso molesta a cualquiera, si no que cuando hablen de un tema (aunque no te interese) haz preguntas para intentar averiguar de que están hablando, esto provoca que la otra persona hable contigo con muchísimo interés (puesto que nos sentimos muy útiles expresando algo de lo que entendemos de verdad), puede ser que al final te acabe incluso interesando ese tema, y además has creado un pequeño vínculo con la persona con la que has hablado, aunque sea muy pequeño, ya es más de lo que había antes, y a base de práctica y constancia se consigue todo. Y con esto llegará el día en que seas tú el que tenga algo que decir que a los demás les interese, y eso te hará sentir pleno.
*La soledad necesaria: Yo pienso (yo), que todos necesitamos al menos un momento al día para hablar con nosotros mismos, para realizar esa afición que nos gusta tanto, para aprender de lo que nos interesa, para meditar y reflexionar. Todo en exceso es malo, así que te recomiendo que encuentres el equilibrio que te haga sentir que no estás malgastando tu vida. Yo por ejemplo soy de los que si puedo estar un día entero sin hablar con nadie, soy feliz, porque soy así y me gusta ser así, pero también soy consciente que si me paso de la cuenta, esta soledad necesaria la convertiré en la perjudicial, así que al día siguiente ya intento llamar a alguien aunque no sea para quedar, sino solo para hablar por teléfono, voy a visitar a los abuelos que les encanta y les hace super felices, y luego llego a casa y vuelvo a estar conmigo mismo, con mis velitas, mi ordenador informándome de lo que me gusta... No sé si me habré explicado bien. En definitiva, que si te gusta estar solo, aunque te vean como un bicho raro que no te importe, porque no dañas a nadie y además es lo que te gusta y punto, pero ya sabes, no te pases de la cuenta porque te bajara la autoestima por los suelos, es como una adicción a las drogas, empiezas con un poquito cada día, sin pasarte, hasta que llega el día que no te has dado cuenta pero no sabes vivir sin esa droga, en este caso no sabes ya vivir con nadie que no seas tú mismo, lo necesitas cada vez más pero porque ya no eres capaz de relacionarte con nadie por haber abusado de la soledad, por eso lo necesitas, pero a la vez te maldices de tener que vivir dependiendo de la soledad. Así que ánimo y busca el equilibrio, tú te conoces mejor que nadie.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.