RELACIONES DESTRUCTIVAS

      Hoy me dirijo a aquellas mujeres y hombres que dan todo por su pareja, viven por y para ella, y como recompensa reciben desprecios, amenazas, humillaciones, faltas de respeto y no quiero seguir porque yo solo me voy encendiendo. Esto es un tema parecido del que hablé un día en la entrada de LOS PROBLEMAS DE TENER UNA PERSONALIDAD PASIVA Y COMO SOLUCIONARLO. Pero hoy voy a ser más concreto, porque quiero intentar ayudar a una persona que me ha pedido ayuda. Yo sólo intento que el que se acerque a mí con un problema, pueda encontrar una esperanza, una motivación y el empujón que le haga falta para poder seguir adelante, lo hago a través de mis palabras, y espero que sirva de verdad, si no a la persona que me escribió en el formulario de contacto, a otras que lean esto y tengan un problema parecido.
     Lo primero que quiero decir, puede ser que a ti te pase o no, es que hay una idea generalizada en la sociedad, de que tener éxito en la vida es conseguir una pareja estable, casarse, tener hijos y un trabajo en condiciones. Y como es una idea general, nos creemos que es una ley universal, pero puede dar la casualidad que esa situación a ti no te haga feliz, por lo menos ahora, y tengas miedo de acabar con esa relación destructiva por miedo a lo que puedan hablar, o por miedo a acabar sol@, o por miedo a que no puedas cumplir el objetivo que se ha impuesto de formar una familia perfecta. Cada persona es un mundo y los tiempos están cambiando, reflexiona sobre lo que te hace feliz y ve a por ello, no creo que una relación destructiva sea te haga feliz.
      A lo mejor llevas muchos años con una pareja y ya tienes tus hijos y todo, y crees que eres feliz, pero yo ahora te planteo algunas preguntas para que reflexiones: ¿Eres feliz con una persona que constantemente se piensa que le estás engañando aunque tú ni siquiera salgas de casa? ¿Eres feliz con una persona a la que le das todo para que se sienta a gusto y te recompensa con desprecios? ¿Eres feliz con una persona que te dice que te arreglas demasiado para provocar, y al final tienes que estar todos los días sintiéndote fea porque no te dejan ponerte guapa? ¿Eres feliz con una persona que se olvida de todo lo bueno que haces durante el día y solo tiene en cuenta los detalles que se te olvidan o que has hecho mal para machacarte psicológicamente? ¿Eres feliz con una persona a la que no le puedes decir lo que piensas por miedo a que se ponga agresivo? ¿Qué te hace pensar que alguien tiene derecho a hacer todo esto y tú tienes la obligación de quedarte callada? Piénsalo.
     Si todo esto que acabo de mencionar es la situación que estas viviendo ahora mismo, déjame decirte una cosa, esto te está pasando porque la otra persona no tiene autoestima ninguna y necesita tener a alguien cerca al que poder rebajar y menospreciar para sentirse superior, porque en realidad no son nadie, y también pasa porque tú no te has hecho respetar y lo has consentido desde el primer día, y esa falta de respeto que te tienen, con el tiempo crece y crece hasta que de verdad te acabas creyendo todo lo que te dicen y asumes que tu misión es ser una persona que está a disposición total de otra porque piensas que no sirves para otra cosa.
     Nadie es más que nadie y siempre lo digo, te mereces a alguien que te haga sentir a gusto tal y como eres, que asuma tus defectos y virtudes, que te motive en tus planes de futuro, que te apoye en lo bueno y lo malo, que te admire y te haga sentir especial. Pero esto no lo ves posible porque al final has acabado dependiendo de la opinión de la otra persona para cada paso que das, y es una pena, porque tú misma te estás cortando de lo bonito que tiene este mundo. Haz todo lo posible primero por valorarte a ti misma y ser consciente de todo lo que vales y de todo lo que te hace especial, y cuando lo hayas conseguido ármate de valor y plántale cara a la situación, no me refiero a que cortes la relación, me refiero a que te hagas respetar porque tienes derecho, y los demás tienen obligación de hacerlo.
     Y por el tema de los hijos mi opinión es que para ellos, aunque parezca difícil de creer, es más sano vivir con padres separados que vivir en un hogar lleno de tensión, insultos, peleas y humillaciones.
     Ánimo y mucha suerte.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.