SÍNTOMAS Y SOLUCIÓN PARA LA FOBIA SOCIAL

     Hoy hablo sobre un problema que he vivido en primera persona durante mucho tiempo, la fobia social, os voy a explicar como lo viví y como he conseguido superarlo, no al 100%, pero no hay ni punto de comparación a como era antes. Mirando hacia atrás he llegado a la conclusión de que todo era producto de la falta de autoestima, los complejos, la timidez extrema y el compararme siempre con los demás, todo esto lleva a no ser capaz de afrontar nada de lo que te ocurre, y al no ser capaz eliges la solución más fácil, el aislamiento, y si este aislamiento lo alargas en el tiempo más de la cuenta, ya te lleva a lo que llaman fobia social, porque llega el punto que la única manera de sentirte bien es estando solo, y en el momento que te toca estar rodeado de gente, aparecen todos los miedos que te quedan paralizado.
     Empecé a darme cuenta de este problema precisamente en estas situaciones en las que tienes que estar rodeado de gente, y los síntomas que tenía eran los siguientes:
  • Al hablar te quedas paralizado y no te salen las palabras.
  • Si consigues hablar, lo haces con la voz muy bajita y siempre te contestan "¿Qué?". Y empiezas a sentirte ridículo y piensas "para qué hablas si solo dices tonterías".
  • Evitas a toda costa hacer cosas que tengan que ver con estar con desconocidos, y con esto de Internet todo empeora, porque a la hora de hacer gestiones o consultas lo haces por el ordenador en vez de ir al sitio correspondiente.
  • Cada vez que sales a la calle te sientes observado, y constantemente estás mirando de reojo por si alguien te está analizando.
  • Cuando vas a algún lugar lo haces a toda prisa y siempre deseando terminar para irte a casa.
  • Reaccionas y te das cuenta que has perdido el contacto con muchísima gente, que cada vez tienes menos amistades, que nadie te llama, cuando lo hacen intentas siempre decir que no puedes ir y esto te hace sentir peor todavía.
  • Si vas por ejemplo al supermercado se te olvidan la mitad de las cosas porque estás deseando terminar, yo incluso me ponía tan nervioso que tiraba sin querer las cosas de las estanterías, o me iba sin pagar, lo que provoca más frustración cada día.
  • Intentas siempre ir con gafas de sol y si puedes te tapas la cabeza con un gorro o capucha.
  • Siempre mirando hacia abajo.
  • Ansiedad extrema y pánico en los momentos que no estás solo.
  • Te molestan muchísimo los ruidos altos, sobre todo los de mucha gente hablando a la vez, no soportas los gritos.
  • En mi caso también llegó el momento que con quien mejor me relacionaba era con los animales.
  • Si llegas a un punto extremo la fobia social te ocurre incluso estando solo en casa: tienes la tele siempre a volumen mínimo, la apagas si oyes algún ruido en tu edificio, siempre con las persianas bajadas, la luz apagada...
    Ahora os cuento cómo lo superé. Y lo cierto es que en este blog que hago he escrito varias entradas, sin referirme a la fobia social en concreto, pero que han sido claves para solucionar este problema en mí (ahora os pongo el enlace). Lo primero de todo, como con muchos de los problemas de la vida, es reaccionar y darte cuenta que no puedes ir así por la vida. Vivir sin objetivos, sin motivación, aislado y siempre triste no es vivir. Así que asume que tienes un problema y desde el día de hoy mentalizate que vas a convertir en un superhéroe que va a ser capaz, con paciencia y constancia, de poner solución a todo lo que te asusta. Aprovecha una de las muchas horas que pasas en soledad para analizar tus complejos, tus limitaciones, tus carencias y todos los problemas que tienes pendientes de solucionar. También sería muy bueno desahogarte con alguien y pedirle ayuda, expresando lo que sientes, en general la gente que te quiere suele ser muy comprensiva en este tema, repito, la que te quiere. Una vez hecho, empieza por dar pasos pequeños, ponte cada día una "mini meta" que tenga que ver con la fobia social. Por ejemplo, si tienes que renovar la cartilla del paro, no lo hagas por Internet, ve a la oficina y hazlo allí, y por el camino ve pensando, "hoy estoy haciendo algo que me va ayudar a solucionar mi problema, porque soy una persona fuerte, con coraje, y aunque no sea capaz de hablar, por lo menos he dado un pequeño paso para mejorar y salir de este hoyo que me está matando y deprimiendo". Cuando llegues a casa, valórate lo que has hecho y échate muchos piropos. El que no lo ha vivido pensará que estamos locos, "como es posible que para ti sea un logro ir a la oficina del paro, pues vaya logro". Eso que no te afecte, has dado un paso increíblemente importante para tu recuperación y eso es lo importante. Al terminar la pequeña meta de cada día, siéntate y reflexiona sintiendo en tu cuerpo esa satisfacción por haber logrado algo que para ti era ya casi imposible, da igual que haciéndolo no hayas sido capaz de hablar, hayas sentido una ansiedad increíble, hayas estado nerviosísimo, da igual, ese sentimiento ya lo conoces, lo único que importa ahora mismo es que lo has conseguido, quédate con eso y solo con eso.
      Y ahora te voy a dejar una lista con las entradas de mi blog que te van a ayudar a superar este problema, como digo siempre, todo es desde mi opinión y mi experiencia, no es una ley universal. Ánimo y recuerda que eres único en el universo.