POR QUÉ ES IMPORTANTE SABER ESCUCHAR

     Yo soy de los que piensa que si escucháramos más lo que otros tienen que decir, poniéndonos en su lugar y que hicieran lo mismo con nosotros, habría la mitad de problemas de los que hay hoy en día. Son muchos los motivos por los que tengo esta opinión, que como digo siempre, es mi opinión, no es una ley universal.
     Cuando alguien decide hablar con nosotros porque hay algo que le hace sentir mal, es una manera indirecta de pedirnos ayuda, y a veces, sin tener que decir mucho, el simple hecho de que la otra persona se sienta comprendido, para él/ella es un alivio enorme. En una situación de estas, si el que te cuenta su problema se siente escuchado, ya estáis creando un vínculo de unión sin querer. Y con ese vínculo se crean las amistades verdaderas, y hay amigos que pueden convertirse en miembro más de tu familia.
     Es muy desagradable cuando decides hablar con alguien para desahogarte y lo haces con unas de estas personas que su contestación siempre es "pues yo, pues a mí me pasó, pues imagínate yo como estoy...." Mucho peor es si esa persona que es interrumpida es de los que le cuesta contar sus problemas, y a lo mejor ha decidido dar el paso porque no puede más, y se encuentra con que el otro está haciendo como una especie de competición por demostrar que a él siempre le va a pasar algo peor que lo tuyo. Si te encuentras con esta situación, por favor házselo saber, y si eres tú uno de esos "competidores", no quiero ser borde y echarte la bronca, pero debes saber que eso provoca muchísimo rechazo y hace que los demás se acerquen cada vez menos a ti.
      En una conversación que mantienes con otro, o que escuchas en la tele mismo, si estás atento a lo que se dice, con atención, en definitiva, escuchando, siempre vas a aprender algo nuevo que te puede servir, a veces serán tonterías, pero es muy probable que haya más de una ocasión en la que valorando el punto de vista de otro se te encienda la bombilla y des con la clave de algo que te va a resultar muy útil en tu vida, y todo ha sido gracias a una opinión o idea que ha tenido otra persona. Porque ya sabéis, somos únicos, y a lo mejor tú tienes una manera de ver la vida que a mí ni se me había ocurrido, y menos mal que te he escuchado porque acabas de cambiar mi vida, aunque sea un poco.
      Escuchando a otro, sin la intención de quitarle la razón, aprendo también a ponerme en el lugar de los demás, algo importantísimo para mí en la vida. Por ejemplo, imagina que yo soy uno de los que no soporta que vengan inmigrantes a España, tú al revés, me das tus motivos, me explicas el sufrimiento que padecen en su país, como arriesgan su vida en pateras o saltando una valla con la única esperanza de vivir una vida como la que vivimos aquí, incluso con mucho menos se conforman. Entonces yo te escucho, me imagino por lo que están pasando y siento compasión y les comprendo, es decir, he aprendido a ponerme en su lugar.
     Otras veces hay una reunión de personas para debatir sobre algo, pasa un rato, y resulta que no te has enterado de nada porque unos se cortan a otros, cada vez hablan más alto, y cada vez más personas a la vez, acabas incluso de mal humor. ¿de qué ha servido reunirse? pues ha servido para ponerme de mala leche, nada más. Con lo bien que hubiera sido escuchar todo que cada uno tenía que decir y llegar entre todos a un acuerdo, pero nada, por culpa de esa falta de escucha y de esa obsesión por imponer nuestras opiniones, hemos perdido el tiempo y además, a más de uno le he cogido manía.
      Así que piensa si es importante o no saber escuchar, todos sabemos que sí, pero muchas veces sin darnos cuenta no lo hacemos, aunque sepamos que es muy importante.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.