HOY TENGO UN MAL DÍA


     Hoy tienes un mal día, te ha costado levantarte de la cama y lo único que te apetece es volver a dormir, sientes esa sensación en el pecho de que algo va mal pero no sabes localizar lo que es, la gente te irrita, no quieres que te hablen pero a la vez tienes la necesidad de encontrar a alguien con quien poder llorar sin parar, sabes que tienes cosas que hacer hoy, pero algo te impide hacerlas y eso te hace sentir todavía peor. No tienes intención ninguna de moverte y el hecho de no moverte te deprime más todavía, le has dado una mala contestación a la persona que menos culpa tiene, y estás lleno de remordimientos por eso. Hoy es de esos días que miras tu futuro y todo es negro, ya estás cansado de tener paciencia y esperar a que ocurra aquello que te mereces, hoy tienes la certeza de que nunca va a llegar. Y da rabia porque sueles ser tú el que anima a los demás a seguir adelante y a ver la vida de manera positiva.


      Pues bien, hoy ha tocado estar así, no te preocupes, no todos los días van a ser buenos, y puede ser que seguido al día de hoy vengan 2 o 3 más. Tranquilo. Hay veces que es inevitable porque somos seres humanos y esta es la parte mala de tener sentimientos. Llévalo con calma.
     Lo que pienso yo que debes hacer después de asumir que hoy es lo que toca, es no ponerte a pensar demasiado en las cosas malas de la vida, con un poco ya es suficiente, piensa que ya has tenido anteriormente más días así y han terminado y has vuelto a sentirte feliz, pues esta vez no va a ser diferente, va a terminar. Y cuando llegue el día que ya estés aliviado, acuérdate de este mal momento que estás viviendo ahora, pero no para volver a estar triste, si no para ser consciente de que todo pasa y poder saborear la felicidad el doble que una persona que no se acuerda de cuando ha estado mal.
     Ponte una música que te guste, enciende una vela y mira la llama mientras disfrutas de ese sonido que te suele inspirar otras veces, imagina que la llama eres tú y piensa que todas las personas que no ven con claridad se acercan a esa luz, hoy no lo harán puesto que hoy te sientes apagado, pero si eres consciente que llevas esa luz dentro de tí, acabarás encendiéndola y disfrutando de todo lo que conlleva vivir en armonía contigo mismo.
     Si le has contestado hoy mal alguien que no tenía culpa de nada y te sientes demasiado ridículo pidiéndole perdón, simplemente acércate en el momento que tu creas conveniente y lánzale una sonrisa, esa persona te quiere y te entiende y se le pasará el cabreo. Otro día ya le explicarás que has pasado por una mala racha.
     Ve hacia el espejo, mírate a los ojos y piensa que ése eres tú, dale las gracias a todas las partes de tu cuerpo por la labor que hacen por ti cada día de tu vida, y siente como cada parte te devuelve ese agradecimiento, puede sonar ridículo pero si lo haces de corazón te aseguro que funciona.
     Lo importante es que no te recrees en pensamientos negativos, asume que hoy no es tu día y continua viviendo, todo pasa por algo, sólo tú saber el por qué. Y recuerda lo que digo siempre. Eres único y especial, nadie más en el universo se parece a ti.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.