OBSESIÓN O AMOR: LUCHA POR QUIEN AMAS SIN LLEGAR A HUMILLARTE

      Me hace una especial ilusión escribir hoy este post, porque llevo poco tiempo con este blog, y mi intención al crearlo es que hubieran personas que se animaran a contarme su problema y yo poder darles una opinión siempre desde las buenas intenciones, siendo claro y sin crear falsas esperanzas, teniendo en cuenta que yo no soy ninguna especie de Jesucristo, simplemente escribo, luego tú decides si lo que cuento lo utilizas o lo desechas. Pues bien, mi ilusión es porque ya he recibido mi primer mensaje desde el formulario de contacto de una persona contándome su problema y ahí va mi opinión, sin dar datos concretos sobre quien escribe, porque lo que le pasa a uno le puede servir de ayuda a muchos más.

     Desde mi experiencia, este es uno de los sentimientos más desagradables que he vivido, el estar enamorado de alguien y no poder estar con esa persona, bien porque no es correspondido, o porque el amor se acabó desde la otra parte, por la distancia, por circunstancias familiares... Yo pienso que lo primero es pararse a reflexionar si lo que sentimos hacia la otra persona es amor verdadero, o una obsesión o dependencia, como el que depende de una droga para poder continuar con su vida diaria.

     Si es amor verdadero lo notarás fácilmente, porque se siente en el cuerpo, todo lo que ves en la otra persona es perfecto, no entiendes como los que estás a su alrededor no se dan cuenta de lo especial que es él/ella, te imaginas dándole un beso y te sube un escalofrío como de otro planeta. Si es eso lo que sientes, yo te animo a que luches por esa relación, aunque todo esté en tu contra, no se puede vivir tranquilo con el sentimiento de lo que pudiera haber sido y no ha sido por culpa de ser un cobarde, y aunque no lo consigas, por lo menos tienes la tranquilidad de que lo has intentado. Para todo los objetivos de este mundo hay que tener paciencia y ser constante. Nunca vas a conquistar a nadie dando pena, ni repitiendole mil veces todo lo que le necesitas en tu vida, ni lo mal que te va sin él/ella a tu lado. Sólo lo lograrás transmitiendo a la otra persona una sensación de seguridad, de felicidad, de protección, de que contigo va a ser feliz y de que puedes aportar algo bueno en su vida. Yo creo que siempre que nos enamoramos es de alguien al que admiramos, que tenemos como ejemplo, de una persona que es capaz de ser feliz sin depender de nada ni nadie. Eso es lo que tienes que transmitir tú.
     Y si resulta que lo que tienes es una obsesión y no te has dado cuenta, se distingue porque ya no sientes lo que comenté antes cuando estás enamorado, lo que sientes ahora es una mezcla de odio, rencor, junto con emociones agradables y sobre todo una sensación constante con la otra persona de que tienes muchas cosas pendientes de decir, muchas cosas que reprochar, a veces ganas de echarle cosas en cara que te han dolido y a veces ganas de llorar y rogarle que no puedes vivir sin esa relación. Eso no es amor, eso es dependencia, nos creemos que nunca vamos a llegar a ser felices sin eso que nos hace falta, aunque si por casualidad conseguimos tener o retomar esa relación, te darás cuenta que tampoco eres feliz. Empezarán los celos, los reproches, el odio, luego momentos de reconciliación muy bonitos, luego otra vez celos, reproches multiplicados y es un círculo vicioso que como te metas de lleno la solución puede ser muy mala. Si crees que lo que tienes es esa obsesión, no dudes en pedir ayuda, y esfuérzate por quererte a ti mismo, hasta que no lo consigas todas las relaciones que tengas van a ser de este tipo.
     Si te han dejado y no te han dado una explicación que te haga sentir satisfecho, estás en todo tu derecho de pedirla, las veces que creas oportuno. pero con los pies en la tierra, es decir, no agobies, no pidas cada vez más y más explicaciones, porque así sólo consigues lo contrario de lo que pretendes. Guarda en tu mente la explicación que te han dado y quédate con ella, piensa que parte de culpa has podido tener tú, y tómatelo como un aprendizaje, y pasa página, para la siguiente persona que se cruce en tu camino, podais disfrutar juntos sin tropezar dos veces con la misma piedra.
    Espero haberte podido ayudar. Gracias

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.