LAS CONSECUENCIAS DE NO HABLAR A TIEMPO


     Buenos días, doy las gracias a las personas que confían en mi para contarme su problema, y hoy voy a responder a una de ellas, de forma general sin dar detalles para que le pueda servir a mucha gente.

     Vamos a ver, todos tenemos a alguien con quien pasamos mucho tiempo en nuestra vida (familiar o pareja), y nos ocurre a muchos que la persona más cercana y con quien se supone que deberíamos tener más confianza, resulta que es con la que más difícil se nos hace hablar. no sabría muy bien explicar el por qué pero pasa, puede ser que al conocernos tanto, enseguida van a saber lo que sentimos aunque lo intentemos disimular o adornar, y da miedo, porque todos alguna vez queremos sentir que nuestros pensamientos son nuestros y nadie tiene por qué averiguarlos. Esto es una teoría mía que se me ocurre según voy escribiendo, puedo estar equivocado, cada persona es un mundo.
      El tema es cuando esa persona, hace, dice, o intuimos algo que nos hace sentir engañados, desconfiados, o que oculta algo. Eso nos ha pasado a todos. Por ejemplo (yo y mis ejemplos), tu pareja un día de repente coge y te suelta "pues me gustaría hacer un trío". Si tú eres de las personas que cree de verdad en la unión de pareja, en la fidelidad y siempre has dado por hecho que tu marido/mujer sólo tiene ojos para ti, ese comentario te sienta como un jarro de agua fría. El problema viene con tu respuesta o reacción, puedes decir que no y punto y dejarlo ahí el tema. ¿que pasa si haces eso con algo que te ha sentado realmente mal? Que como no has profundizado en el tema, no te has desahogado, no has escuchado el por qué ha dicho eso, empieza tu mente a maquinar, un día, otro, luego un mes, otro y otro. Te quieres dar cuenta y ha pasado el tiempo, y sin querer (a causa de una sola frase que un día te dijo) ahora tienes muy claro que ya no te quiere, sientes una desilusión y una decepción brutal, también has dado por hecho que si ha dicho eso segurísimo que está siendo infiel con otras personas, y además lo hace desde hace mucho tiempo. Ya tienes claro que el matrimonio se ha roto, que no tiene solución y que tu vida ya no va a ser igual. Depresión. Fíjate y párate a pensar como ha cambiado tu vida por un simple comentario de 2 segundos que una vez te dijeron. Parece de risa pero es que es algo que nos ha pasado a todos. Luego va llegando el momento que la otra persona percibe en ti una distancia, y tampoco lo habla, simplemente se va alejando, hasta que llega el momento de la explosión. Sueltas todo lo que llevabas guardado y lo haces de una manera que no es con intención de solucionar el problema, si no con intención de llevar tú la razón, echar en cara todo lo que el otro hace mal y hacer todo lo posible por que se sienta con remordimientos por todas las cosas malas que hace. Pero ¿en verdad tantas cosas malas hace? hará alguna, pero no tantas, lo que pasa es que has acumulado tanta rabia que un pequeño problema se ha convertido en quiste infectado que ahora para curarlo hay que hacer una cirugía superior de mucho riesgo.
     Esto que he contado en forma de ejemplo es para que reflexionemos, todo lo que nos pase que nos haga sentir mal hay que solucionarlo al momento, hablando tranquilamente con la otra persona y expresando como nos sentimos, pero nunca con intención de llevar la razón, si no con la intención de llegar a un acuerdo, siempre hay que escuchar lo que el otro tiene que decir, y hacer lo posible por ser escuchado. Sentirás un alivio enorme y te ahorrarás una cantidad de problemas que no puedes imaginar. Porque detrás de un simple comentario sin solucionar, vienen los comederos de cabeza, luego estaremos siempre alerta de que todo lo que pueda decir esa persona van a ser indirectas hacia mí, y voy a contestar yo con indirectas (a mí eso es de las cosas que más me irritan del mundo), y va a acabar siempre en discusión, con lo fácil que podía haber sido solucionarlo al momento. Si acumulamos cosas pendientes de arreglar no puedes imaginar la cantidad de consecuencias negativas que puede tener en nuestra vida.
      Si has conseguido hablar al momento con la otra persona con calma y serenidad, y su manera de pensar te parece algo que no puedes aceptar y no vas a ser capaz de vivir con alguien con una mentalidad diferente a la tuya, la solución a eso ya depende de cada uno. mi consejo es que si vas a hacer algo que no te va hacer feliz, no lo hagas. Pero claro eso es muy fácil decirlo, la solución sólo la sabes tú.
     Espero haber podido ayudar y muchas gracias.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.