NO PARAN DE HABLAR DE MI

   

      Mi entrada de hoy va dirigida a aquellas personas que son el blanco de todas las críticas. ¿Te pasa a ti? Notas que todo el mundo está atento a lo que haces para opinar y buscar defectos, cada paso que das siempre hay alguien que lo critica, no puedes vivir tranquilo porque no paran de meterse en tu vida. Y la rabia que da, como si no tuvieran nada mejor que hacer. Siempre el que más habla es EL que más tiene que callar. ¿Verdad? Que frustrante no poder hacer nada con libertad. Pues yo te voy a dar unas reflexiones que se me han ocurrido.

     Sí es cierto que hay mucha gente cotilla, pero hay que estar por encima de eso. Los que no paran de meterse en la vida de otros es porque la suya propia resulta ser aburrida o triste, o es mucho más polémica que la tuya, y hablando sobre ti creen que su vida queda en un segundo plano. Pero si al hacerlo notan que te afecta, han conseguido su objetivo, y lo harán cada vez con más intensidad, porque aunque no te hayas dado cuenta, al hacer caso a los cotilleos, estás dando pie a que haya cada vez más. Asume que siempre van a meterse en tu vida, porque de alguna manera yo creo que lo hacemos todos, unos viven por y para ello y otros soltamos de vez en cuando algún comentario. Pero te pongo un ejemplo: cuando íbamos al colegio y éramos niños siempre estaba el típico flipado que tenia que hacerse el machote delante de todos, para llamar la atención, y un día te tocaba a ti ser el blanco de su subnormalidad. Si le hacías caso, bronca asegurada y cuanta más gente hubiera delante para verle lo peligroso que era mejor. Si pasabas de largo, recibías algún insulto, pero ahí se quedaba, te podías haber sentido un poco humillado, pero no hubo bronca, lo intenta al día siguiente y al otro, no ve resultado. Y ¿qué hace el flipado? Muy fácil, intentarlo con otro, como contigo no puede llamar la atención porque se siente ignorado, ya habrá otro que le siga la corriente con el que poder ser mejor que nadie ante los ojos de los demás. ¿Entiendes más o menos lo que quiero decir? Está claro que no podemos permitir que nos humillen y hay que hacerse respetar, pero también hay que saber distinguir con quien estás tratando, hay muchas veces que no merece ni la pena, lo más inteligente es dejarlo pasar. Actúa solamente cuanto te han hecho sentir mal de verdad, pero recuerda, nunca atacando, sino expresando como te sientes.
     Tengo otra reflexión, y es que hay ocasiones que estamos totalmente alerta y a la defensiva, y muchas veces percibimos indirectas y comentarios que van dirigidos hacia nosotros, y resulta que no es así, lo que ocurre es que estamos tan predispuestos a que hablen de nosotros que tenemos la certeza de que así ocurre sin ser verdad. Te pongo otro ejemplo, porque sabéis que a mí me encantan los ejemplos. Lo típico que pasa últimamente con el facebook y el whatsapp y tal. Resulta que tienes un amigo o amiga con el que has tenido un pequeño pique. y que casualidad que al día siguiente en su foto del whatsapp ha puesto una imagen con otro amigo que no eres tú. Lo primero que te viene a la mente "esto lo hace para que yo lo vea, para rebozarme por la cara que tiene mil amigos y yo no le hago falta, él sabrá lo que hace, se pensará que soy tonto o algo y no me doy cuenta". Algo parecido a esto nos ha pasado a todos o hemos visto a alguien cercano hacerlo. Ahora vamos a pensar ¿no hay alguna posibilidad de que haya puesto esa foto simplemente porque le gusta, se ve guapo y porque le ha dado la gana? ¿tiene que ser obligatoriamente dirigido hacia ti? hay que tener mucho cuidado con estar tan a la defensiva pensando que todo el mundo está en tu contra, porque ese mecanismo de defensa provoca muchas discusiones innecesarias, provoca que no puedas vivir tranquilo y provoca el rechazo de muchas personas que merecen la pena y no se acercarán a ti.
     Así que vamos a tranquilizarnos, y si notas que no paran de hablar de ti, piensa cual de las 2 opciones que he comentado te conviene más. Espero haber podido ayudar. Un saludo.

Si te ha gustado esta entrada, descárgatela en .pdf aquí.